Francia quiere vetar a los menores de 13 años en los social media



Gabriel Attal, el primer ministro de Francia, quiere una barrera digital real que garantice que ningún niño menor de 13 años tenga acceso a las redes sociales.

Para los niños incursionar en las redes sociales es meterse en muchos sentidos en la boca del lobo. Al fin y al cabo, en las ubicuas redes sociales aguardan a los menores de edad múltiples peligros: desafíos de naturaleza peligrosa (y potencialmente mortal), «bullying» y explotación sexual. Por esta razón, y para contener la exposición de los menores a los riesgos que salen a su paso en las redes sociales, Francia parece tener la firme determinación de establecer un límite de edad para poder consumir las redes sociales.

«Deseo trabajar con las grandes plataformas en una barrera digital real que garantice que ningún niño menor de 13 años tenga acceso a las redes sociales», asegura Gabriel Attal, primer ministro de Francia, una entrevista concedida recientemente a Le Parisien.

Además, los adolescentes de entre 13 y 15 año deberían poder usar las redes sociales única y exclusivamente con el permiso de sus progenitores, enfatiza Attal.

El primer ministro francés tiene el firme convencimiento de que las plataformas 2.0 terminarán colaborando con el Ejecutivo

En el país vecino los adolescentes están autorizados legalmente a abrir una cuenta en las redes sociales al margen de sus padres solo a partir de los 15 años. Y antes de alcanzar los 15 años de edad, deben contar necesariamente con el consentimiento expreso de sus progenitores para poder inaugurar una cuenta en las plataformas 2.0.

Attal, de 34 años, se muestra confiado en poder restringir el acceso a las redes sociales de los niños menores de 13 años. «Se trata de una tarea complicada, pero en modo alguno imposible», asevera el primer ministro francés. Para establecer un límite de edad real en el consumo de las redes sociales se necesitará inevitablemente el apoyo de las plataformas, que saben que su reputación está en juego en este asunto en particular, dice Attal. «Colaborarán», afirma el primer ministro galo.

Se da la circunstancia de que hace un par de semanas Mark Zuckerberg, CEO de Meta, comparecía en el Senado de Estados Unidos para testificar en relación con los abusos cometidos al calor de las redes sociales, involucradas en delitos sexuales y también en casos de suicidios. Durante su comparecencia la Cámara Alta de Estados Unidos Zuckerberg se disculpó con los padres de víctimas de las redes sociales después que el senador republicano Josh Hawley le echara en cara el impacto corrosivo de estos canales en los niños y en los adolescentes y le acusara de tener las manos manchadas de sangre.



Source link

Comenta ¡Expresate!